Los Ravens siguen invictos en la AFC Norte

No soy muy partidario de relacionar estos dos deportes, porque no tienen nada que ver, pero todos recordaremos aquella noche mágica en Sudáfrica cuando Iniesta marcaba ese gol que daba a España su primer mundial de fútbol. ‘Iniesta de mi vida’ proclamaba Camacho a los cuatro vientos.  Pues bien, ayer en Baltimore podría decirse que resonaba un eco por las calles de la ciudad en la que parecía oírse ‘Tucker de mi vida’, porque de verdad, lo de este chico no es normal.

Los Ravens consiguieron imponerse una vez más a un rival de la AFC Norte (19-14), siguiendo con su racha de invictos contra equipos de la división (4-0), en una noche en la que Justin Tucker brilló con luz propia.

Los Bengals llegaban al M&T Stadium mermados por las lesiones, dos de sus baluartes ofensivos, AJ Green y Gio Bernard se habían lesionado la jornada anterior y se perdían el choque vital para las aspiraciones de Playoffs de ambos equipos. El equipo bengalí estaba siendo una auténtica pesadilla para la franquicia córvida, ya eran 5 partidos consecutivos en los que la victoria se decantó del lado del equipo de Cincinnati.

tempbengals112716sh12web-nfl_mezz_1280_1024

Fuente: BaltimoreRavens.com

Como es de costumbre, el equipo de Baltimore empezaba el partido anotando, esta vez tras un grandísimo drive del equipo, un drive que deja cierta esperanza de mejora si se consigue jugar así todo el partido. Varias carreras de Dixon (Que por cierto ayer cuajó un gran partido) y West situaban a los Ravens en 3&5 en la Red Zone de Bengals. Las cadenas se habían movido sin apenas problemas y con las ideas claras. Joe Flacco se iba a encargar del resto, lanzando un pase digno de un QB élite a la endzone en la que Perriman iba a demostrar, con una gran recepción que si tiene continuidad y confianza, puede llegar a sorprender a más de uno.

Todo pintaba bien, el ataque volvía a lucir como hace años, con un juego de carrera potente, Joe Flacco lanzando con seguridad y los WR haciendo rutas muy buenas.

Dicen que hay noches en la que un jugador brilla más que el resto, pero en el caso de Tucker diría que es algo habitual. Justin iba a poner tierra en el asunto e iba a anotar el primer FG del partido de más de 50 yardas, exactamente 52.

Los Bengals intentaban penetrar una y otra vez las trincheras del equipo córvido, pero una fenomenal línea defensiva impedía una y otra vez el hacer de Hill. Es por ello que Dalton iba a intentar buscar al mejor hombre que tenía disponible en ataque, y al que ha echado mucho de menos por lesión. Eiffert empezaba a entrar en acción y los Bengals anotaban un FG poniendo el marcador 10-3.

Tucker quería hacer de ayer su día, e iba a conectar otro dos FG de más de 50 yardas, batiendo así un nuevo récord en la NFL. Se ha convertido en el primero kicker de la historia en lograr 3 FG de +50 yardas en la primera mitad de un partido.

Se llegó al descanso (16-3) con algo que es bastante habitual en los partidos de Ravens, una gran primera mitad del equipo en la que la defensa funcionó bien en todos los aspectos y el ataque logró anotar y mover bien las cadenas.

tempbengals112716sh34web-nfl_mezz_1280_1024

Fuente: BaltimoreRavens.com

Y como somos los Ravens, no todo iba a ser de color rosa. Algo muy preocupante en el equipo es que no somos capaces de controlar los partidos ni las ventajas que en ellos tenemos. El ataque iba a desaparecer, como si los jugadores no supiesen a que juegan y Joe Flacco iba a lanzar su intercepción rutinaria.

Los Bengals y en especial Eiffert ya habían avisado, y tras un buen drive en el que los Ravens cometieron faltas y dieron vida al equipo bengalí, el TE anotaba un TD de manera muy segura batiendo a CJ Mosley que estaba haciendo labores de cobertura en la endzone.

El 3Q finalizaba con un marcador de 16-9. Los Bengals apretaban el marcador y el ataque estaba desaparecido. El Pass rush no lograba llegar a Dalton y la secundaria, especialmente Wright hacia mellas. Lo único que parecía funcionar era la defensa contra la carrera.

Y otra vez Justin Tucker, quien sino, anotaba un FG, esta vez de 39 yardas que ponía tierra de por medio y ya dejaba a los Ravens a más de una anotación de los Bengals, 19-9. El equipo de Marvin Jones iba a mover el marcador de la misma manera, anotando un FG y situando a los Bengals 19-12 en el marcador.

El final del partido, como siempre cada vez que juegan los Ravens, por desgracia para mi corazón, iba a ser frenético y abierto hasta el final. Los Ravens estaban totalmente fuera de combate, las faltas daban vida a los Bengals y Dalton estaba ansioso por pasar a sus compañeros y anotar un TD debido a la inoperancia de sus corredores. Iba a ser en el último drive del ataque de Bengals en el que la línea defensiva iba a lucir de manera brillante. Suggs con un sack, Judon con dos tapones y Urban con otro iban a parecer jugadores de la NBA taponando al estilo del mísmisimo Shaq O’Neal. Finalmente los Ravens lograban la posesión tras un fumble provocado por Dumervil, que volvía al equipo tras su lesión y que iba a recuperar Lawrence Guy.

Era el turno de John Harbaugh. El veterano entrenador de Ravens había sido cuestionado debido al mal juego del equipo en algunas fases de la temporada y a la toma de decisiones erróneas que podrían haber costado algún partido que otro. Pero no, ayer era el día de Ravens y tras una jugada muy poco habitual, los Ravens dejaban el crono a cero y cerraban el partido con un autosafety en el que Koch iba a aguantar en la endzone mientras el resto del equipo hacía holding defensivo a los equipos especiales de Bengals, una jugada que ya pusimos en práctica en la Superbowl XLVII.

Por suerte y por orgullo, los Ravens se alzaron con el triunfo en un final frénetico frente a su rival divisional, que, de haber contado con todas sus armas, posiblemente hubiese puesto al equipo córvido contra las cuerdas.

tempbengals112716sh40web-nfl_mezz_1280_1024

Fuente: BaltimoreRavens.com

Ganadores:

Tavon Young: Sí, es cierto que cometió alguna falta (Pass Interference) que podría habernos salido cara pero el mérito del rookie es incalculable. Su tamaño podría ser un impedimento pero lo sabe aprovechar bien aunque a veces va muy al límite del pass interference. Se ha afianzado como CB2 del equipo.

Dumervil: Volvía al equipo tras una larga lesión y apareció en el momento clave. Provocó un fumble que iba a acabar con todas las esperanzas del equipo Bengalí.

Kenneth Dixon: Se espera mucho de una de las sensaciones del college, y poco a poco parece que va carburando. Funcionó muy bien en el juego terrestre y saliendo a recibir fuera del pocket. Es bueno que coja confianza.

Justin Tucker: Poco hay que decir que no hayamos dicho del MVP del partido. Se merece el contrato que firmó y es un orgullo poder contar con el mejor kicker de la liga en tus filas.

Perdedores:

Shareece Wright: Parece que sus horas están contadas tras su mala actuación anoche una vez más. Lento en las coberturas y cometiendo faltas estúpidas.

Zuttah: Este año no parece carburar y está cometiendo faltas que cuestan mucho avanzar al ataque. Como no se ponga las pilas no dudo que Harbaugh tome medidas.

Sin más. me despido. Primero de todo pedir disculpas a nuestros lectores porque no pude escribir la crónica de Cowboys debido a problemas personales, pero prometo recompensarlo con una crónica contando que nos hemos clasificado para los PlayOffs!!! Vuelen alto cuervos, vuelen!

Nacho P

@Nayonssen

1 thought on “Los Ravens siguen invictos en la AFC Norte

  1. Gracias por el artículo Nacho.

    Coincido contigo con los finales de partido. En cada drive que puede darnos tranquilidad pienso “a ver qué se inventan para cagarla”.

    De todos modos, y a lo tonto, se ha quedado un partidazo este domingo contra Dolphins. Lleva varios partidos seguidos ganados pero contra rivales no muy potentes (Bills, Jets, Chargers, Rams y 49ers). Cada semana lo pienso, pero todavía no hemos visto ningún partido bueno en ataque de los Ravens… por lo que queda todavía esperanza de que reluzca y encajen piezas. Hemos visto cosas sueltas y momentáneas a lo largo de estas últimas semanas: West + Dixon, Perriman cogiendo confianza muy poco a poco, Steve Smith, Wallace, Waller,… Nada de continuidad, pero las armas están ahí.

    Esperemos que este domingo se crucen los astros y acompañen a la defensa.

    De momento estamos en la pomada, echando de menos algún Win más de los dejados contra Jets, Raiders o Washington… pero menos da una piedra.

    Pasad buena semana y mejor finde,

Deja un comentario