Justin Tucker seguirá en Baltimore cuatro años más

Los Baltimore Ravens han alcanzado un acuerdo con Justin Tucker, kicker de la franquicia, para renovarlo por 4 años y 16,8 millones, 10,8 de ellos garantizados, tal y como informaba Ian Rappoport el viernes por la noche. De hecho, la noticia del acuerdo saltaba solo unas horas antes de que se terminase el plazo límite para que ambas partes firmasen un nuevo contrato, ya que Tucker fue designado con el franchise tag el pasado 26 de febrero, por el que hubiese cobrado 4,57 millones durante la temporada 2016-2017.

Sin embargo, pese a que la cuestión ha acabado con final feliz tanto para el jugador, cuyo contrato se sitúa solo por debajo de los de Dan Bailey (Cowboys) –este solo en lo que respecta al valor total, ya que firmó por 7 años y 22,5 millones– y Gostkowski (Patriots), aunque es cierto que se convierte en el K con mayor cantidad de dinero garantizado, como para el equipo, las últimas informaciones publicadas el día previo a la firma del acuerdo no parecían ofrecer unas perspectivas demasiado halagüeñas. El representante de Tucker, en un movimiento que parece que acabó por funcionarle y que no hacía sino poner más presión sobre el campo raven, filtró que el jugador estaba muy enfadado con la franquicia por la falta de entendimiento entre ambas partes, algo que desde su punto de vista era culpa del Front Office córvido en tanto que no le ofrecían lo que él consideraba justo acorde a su rendimiento. De hecho, según la información que daba Adam Schefter en ESPN, los Ravens habían contraofertado a la baja proponiéndole un contrato menor que el del K de Green Bay Mason Crosby (16,1 millones por 4 años, con 5 millones garantizados), algo que motivó la filtración del agente, en la que también se apuntaba que el jugador no renovaría con la franquicia de Baltimore en caso de tener que jugar bajo el franchise tag.

 

Sea como fuere, ambas partes hicieron buenas las declaraciones de Tucker de hace un mes en las que afirmaba que la cuestión no era si se iba a firmar un nuevo contrato, sino cuándo se produciría esto, alcanzando un acuerdo beneficioso tanto para la franquicia como para el jugador. De esta forma, los Ravens se aseguran los servicios del mejor K joven de la NFL, así como de un claro top-3 de toda la liga. En sus cuatro años de carrera desde que llegase a Baltimore como UDFA en 2012 procedente de los Texas Longhorns, Tucker tiene el mejor porcentaje de field goals completados de la historia de la NFL (87,8 %), solo por debajo del porcentaje de Dan Bailey, kicker de los Dallas Cowboys (90,6 %) Al mismo tiempo, desde su entrada en la liga, se sitúa solo por debajo de Stephen Gostkowski en field goals completados y en puntos sumados (130/529 frente a 135/618). Sin embargo, no es menos cierto que la pasada temporada Tucker tuvo los peores números de su carrera, con un porcentaje de completados del 82,5%, algo debido fundamentalmente a sus fallos desde más allá de las 50 yardas (4/10). De hecho, los lanzamientos desde esa distancia fueron una de sus principales fortalezas en sus dos primeros años –arriba podéis ver aquel FG de 61 yardas que sirvió para vencer a los Lions en el Ford Field en la temporada 2013-2014–, pero parecen estar siendo un problema en los dos últimos, con sendos porcentajes decrecientes que el propio John Harbaugh  achacaba a ciertas deficiencias en la técnica de pateo.

Sea como fuere, el haber logrado alcanzar un acuerdo con Tucker sitúa a los Ravens entre los equipos esforzados por mantener, en cierta medida, el valor de la posición de kicker, al igual que otros como los ya citados Packers, los Patriots con la renovación de Gostkowski el año pasado, o los Buccaneers con la sorprendente selección de Roberto Aguayo, procedente de Florida State, en la segunda ronda del pasado draft. En una liga en la que, cada vez más, el juego aéreo es el claro dominador, los K, al igual que otros como los RBs –si bien no en la misma medida–, están viendo como su posición se devalúa con franquicias reacias a firmar contratos largos y cuantiosos, apostando por jugadores novatos y que computen menos millones contra el cap. Sin embargo, este tipo de estrategia ha encontrado resultados dispares. Si no que se lo digan a los Steelers, cuyas dificultades la pasada temporada para encontrar un kicker fiable les costó algún partido, entre ellos el que jugaron contra los propios Ravens. En cualquier caso, la firma de Tucker es sin duda un gran movimiento que permitirá a la franquicia córvida contar, al menos durante los cuatro próximos años, con uno de los mejores pateadores de toda la liga.

Miguel A.

 

Deja un comentario