Baltimore se impone a Pittsburgh, pero deja muchas dudas

 

Tras cuarto partidos en los que los Ravens habían tirado por tierra el buen arranque de la temporada, Baltimore retornó a la senda de la victoria de la mejor manera posible, imponiéndose a sus acérrimos rivales de Pittsburgh por 21 a 14 y, al mismo tiempo, situándose al frente de la AFC Norte, lo que por tanto les pone en puesto de playoff, bye incluido. Algo importante, considerando que este año las debilidades tanto del equipo como de la división convierten la vía del título de la Norte como casi la única para poder acceder a la postemporada.

Sin embargo, pese a que el rédito obtenido en la jornada del domingo fue muy importante, no solo por liderar la división sino por vencer a los Steelers y, además, sumirles en una pequeña crisis de juego tras su tercera derrota seguida, las lecturas positivas del partido no son muchas. Dos son las razones fundamentales de este análisis:

Por una parte, el hecho de que Ben Roethlisberger volviese de lesión; y, por otra, la absoluta incapacidad del ataque de generar nada, ni por tierra ni por aire. Así, ambos elementos permiten introducir una serie de matices importantes a la valoración general del encuentro, fundamentalmente para evitar situar al equipo en un nivel en el que no está ni de lejos, algo en lo que ya caímos tras el buen inicio de temporada.

14073563861_aa1f8769dc_o

Empezando por el retorno del QB rival, y aunque pueda sonar a broma, pienso que Tomlin se equivocó precipitando la vuelta de Big Ben en detrimento de Landry Jones. Y no es que este último haya mejorado en algo –de hecho no ha sido así–, sino que el 7 de los Steelers demostró no tener un ritmo mínimo de partido. Algo que, por otra parte, ha sido una tónica en sus reapariciones tras lesionarse, con un récord de 2-6 (incluyendo el partido del domingo) y habiendo lanzado tres intercepciones en su último encuentro en similares circunstancias, en este caso contra los Bengals. Así pues, no quiero plantear que la presencia de Jones hubiese sido un factor que declinase decisivamente la balanza en favor de los Steelers, pero no deja de ser cierto que buena parte de los lanzamientos de Roethlisberger fueron malos, por no decir muy malos, costándole a su equipo una inoperancia total en ataque hasta el último cuarto, con la inestimable colaboración, todo hay que decirlo, de algunos de sus WRs, como el drop de Coates hacia el final del partido en la endzone córvida. Considerando el comportamiento ciclotímico de la defensa de los Ravens en los últimos partidos, un QB que hubiese jugado a algo más de nivel durante todo el encuentro, y no solo al final, habría añadido opciones de victoria a los Acereros.

Sea como fuere, la pobre actuación de Big Ben no debe minusvalorar, no lo pretendo ni mucho menos, el gran rendimiento que dio ayer la defensa durante tres cuartos. La DL estuvo sencillamente brillante, reivindicándose como una de las mejores de la liga. Brandon Williams, Michael Pierce (ojo a este chico, que puede suponer la no renovación de Williams, según lo que pida este y dado el nivel del rookie) y Timmy Jernigan secaron a un RB top-3, sin ninguna discusión, de la NFL como Le’Veon Bell, limitándole a 32 yardas en 14 carreras (la más larga de 13 yardas), al tiempo que generaron mucha presión sobre el QB rival, forzando incluso una intercepción de Jerningan tras desviar un pase Williams.

Por su parte, se notó y de qué manera la vuelta de C.J. Mosley, que controló la zona media a la perfección limitando mucho las opciones de pase rivales, otorgando así una mayor libertad a Orr, que estuvo excelso tanto en la defensa contra la carrera como en cobertura, salvo un par de errores puntuales. Y, de la misma forma, la secundaria rindió a un gran nivel, algo que iba siendo hora que sucediese.

nfl_a_ravens-steelers3_mb_576x324

Parece que la activación de Elam incentivó a Webb, que jugó su mejor partido como safety, pese a cometer un error en el TD de Brown. Sin embargo, hizo varias buenas coberturas y, esta vez sí, llegó a las ayudas en tiempo y forma. Por su parte, Weddle mantuvo su gran nivel, Jimmy Smith apareció poco (síntoma de que hizo un buen partido, secando a sus receptores) y Tavon Young, que partía como titular, cuajó un fantástico encuentro, secando durante buena parte del partido a Antonio Brown, el cual solo engrosó sus números en los drives finales tras haber sumado 2recepciones (para 9 yardas) en los tres primeros cuartos Por fin se le da una oportunidad a este chico y parece que puede haber CB de nivel.

No obstante, en varias ocasiones de estos tres primeros cuartos en los que los Steelers no anotaron ni un solo punto (solo dos primeros downs) Big Ben falló pases sencillos, lo que buenamente podría haber cambiado la historia. De hecho, en el último cuarto se entonó, comandando un ataque en no huddle, y la defensa córvida empezó a evidenciar sus carencias, con errores en cobertura que costaron, por ejemplo, un 3&;21. No en vano, entre esos errores que fueron explotados al final –demasiado tarde– y la defensa en modo muy conservador (daba pavor ver a Young con una cushion de casi 10 yardas sobre el WR rival) los Steelers pusieron en aprietos el partido. Sea como fuere, el nivel defensivo fue muy bueno, aunque hay aún mucho trabajo por hacer.

La historia cambia radicalmente cuando llegamos al ataque. Bien es cierto que con el nuevo OC se ha visto un mayor compromiso con el juego de carrera, y que el playcalling es algo menos previsible, pero los síntomas son similares: cuesta horrores desarrollar los drives, los RBs no consiguen avanzar y Flacco está jugando fatal. Y el domingo, claro, no iba a ser menos. Salvo la jugada aislada de Wallace en la que se recorrió 95 yardas para anotar en primer TD del partido (la más larga de la franquicia desde la línea de scrimmage), el resto de puntos vinieron de la mano de FGs tras posiciones de campo favorables, como la de la intercepción de Jernigan, y de los equipos especiales tras bloquear un punt que Moore retornó a la end zone (añadiéndosele luego una conversión de dos puntos) Ni el juego aéreo ni el terrestre pudieron, por lo demás, hacer mella en la 27ª defensa de la liga, algo realmente preocupante.

El primero porque Flacco sigue a un nivel pésimo, con muy malas lecturas, peores decisiones y aún peores ejecuciones (la intercepción que sufrió vino de un pase francamente malo). Algo que, por cierto, no se intenta solucionar ofreciendo otras alternativas de pase, como las de los olvidados TEs que tan bien nos podrían venir.

Y el segundo porque la OL fue absolutamente incapaz de generar ningún espacio, algo grave si consideramos que la excusa de las lesiones ya no es válida, al estar ayer todos los titulares (eso sí, Lewis hizo un gran partido en protección de pase, a diferencia del LT Stanley, que se las tuvo y se las deseó con un Harrison que le batió en todo momento) Así pues, el partido del domingo sirvió para constatar que el ataque sigue siendo un desastre y que, o lo mejoramos, o más allá de los Browns, y ya veremos, poco vamos a poder competir.

PITTSBURGH, PA - JANUARY 15:  Safety Ed Reed #20 of the Baltimore Ravens and wide receiver Hines Ward #86 of the Pittsburgh Steelers are separated by a referee after a play during the AFC Divisional Playoff Game at Heinz Field on January 15, 2011 in Pittsburgh, Pennsylvania.  (Photo by Nick Laham/Getty Images) *** Local Caption *** Ed Reed; Hines Ward

En resumen, y aun siendo algo pesimista en la valoración, creo que ayer los Ravens ganaron más por demérito de rival que por mérito propio. La defensa rinde muy bien en las primeras fases de los partidos, pero la inoperancia del ataque le hace estar demasiado en el campo, lo que la agota y le hace cometer más fallos. Ayer esto se pudo solventar porque Big Ben no estaba a un nivel mínimo, pero con un QB medianamente decente (y ni eso: Ryan Fitzpatrick…) la cosa habría sido diferente.

Así pues, si queremos aprovechar el mal año de los equipos de la Norte para hacernos con el título de divisióny entrar así en los PO, dado que por récord parece difícil tal y como está el equipo y elnivel de rivales de conferencia como Denver o Kansas, ya puede el staff técnico empezar a pulir errores para no volver a tener otro año en blanco.

GANADORES

Tavon Young: grandísimo partido del Cb rookie, que aun emparejándose con receptores de primer nivel como Antonio Brown, y otros buenos como Coates o Heyward-Bey, supo ejercer su labor con mucha solvencia. Que le sigan dando minutos.

Lardarius Webb: pese a su fallo en el TD de Brown y que pienso que no debería estar jugando en ese puesto, es de justicia reconocer que ayer hizo un gran partido. A este nivel sí es un tío muy aprovechable, pero habrá que ver si sigue este camino o retorna al de la inoperancia.

Matt Judon: aquí podría haber puesto a Timmy Jernigan, que jugó mejor, pero como la crónica la hago yo y Judon me encanta pues le pongo a él. Otro sack, muy importante además, y siempre estando cerca del balón. A mi modo de ver, debería empezar a restarle bastantes snaps a Smith, que no están teniendo un buen año.

PERDEDORES

Devin Hester: se le trajo como un retornador solvente, cortando a otros para ello. Sin embargo, no ha producido nada salvo dos fumbles. Los Ravens acaban de firmar a Campanaro, ya recuperado, para el PS, con lo que entiendo que se está rumiando el corte de Hester. El mejor de la historia, sin duda, pero ya no da el nivel.

Shareece Wright: no jugó, pero está claro que es uno de los grandes perdedores, en vista del partido de Young. El rookie parece haber encontrado un buen nivel de juego, con lo que el malo de los amigos del High School (bueno, el más malo de los dos me refiero) parece carne de banquillo. Viendo su rendimiento, normal.

Joe Flacco: otro mal partido del QB, que sigue muy errático aun para lo que es él en temporada regular. Sumado esto a que no tiene un juego de carrera en el que apoyarse, va a sufrir muchísimo este año. Una de las claves de que podamos quedarnos, o no, sin postemporada pasa porque mejore su nivel, y rápido.

3 thoughts on “Baltimore se impone a Pittsburgh, pero deja muchas dudas

  1. Pues bastante de acuerdo en todo. Lo mejor, la victoria sobre el rival divisional y el liderato, lo peor, el resto, es cierto que la defensa jugo bien y hay pequeñas luces que ya has señalado pero las sombras son mayores y poco estamos viendo de ese equipo compacto y difícil de batir que eramos. Ya pienso…….”si la cosa no mejora”….pero después de nueve partidos parece evidente que la cosa no va a mejorar, ni un mísero partido controlado en ataque, haciendo sufrir a la defensa constantemente, así poca leche se puede hacer.

    ¿Y Flacco? pues lamentablemente está tirando piedras sobre el equipo, cuando ganamos, ganamos a pesar de él y solo hace un Big Play por partido que es una lotería……..aparte de eso, puede entrar Flacco o Johnny Manziel, el resultado del juego sería el mismo; un juego ofensivo muy malo y lo peor es que empiezo a pensar que hasta Manziel movería mejor las cadenas………puffffffffff

  2. gran crónica, pero quiero añadir mi mosqueo con el pass rush, que de hecho, si no fuera por Judon, sería completamente inexistente, cuando podíamos haber dado caza y bien al Bergas

Deja un comentario